poemas familia alberto perezAlberto José, muchas gracias. Es un libro muy hermoso. Son las ocho y media de la tarde, el sol se mantiene como un hoplita viendo el avance de las huestes enemigas. No puedo dar un concepto de los poemas pues estoy  borracho, Carmen me emborrachó en una cantina cerca de mi casa y con dificultad de viejo me tomo los últimos tragos. Mi nieta Casandra la nueva, está preciosa, es sólo para que sepas que la sangre no se detiene y hace deltas deliciosos. Es tu libro un poema lleno del río, creo sin temer a equivocarme que tu abuela era un pez, no tengo la menor duda y tu mamá una garza joven que se aprendía de memoria el río y su pasar incesante igual a un dios que convertido en agua quiere que lo beban, así calmen esa sed del paisaje y las tardes calientes del llano. Me gusta mucho ese libro, los poemas se leen sin ningún esfuerzo y parecen pedazos de sueños que a todos pertenecen. Sé que es una manera de alimentar a tus nietas. Joyce dice, en la parte de Tristan & Iseult (de Finnegans Wake) .

Seraphim
The pale stars awaken
To service till
In moonless gloom each lapses, muted, dim
Raised when she has& shaken
Her thurible
(Serafines/pálidas estrellas despiertas/aún vigilantes/ en la sombra sin luna donde cada uno tropieza/ aturdidas, debilitadas/ cuando ella se ha levantado y agita/ su incensario) es traducción aproximada y sabrás perdonarme. ahora bien, por qué cito a Joyce leyendo tus poemas, porque la memoria es algo que se alimenta de deseos, nada más. Además tus poemas parecen cuentos, lo propio del Aeda, los Celtas creían que la vida era un árbol así como tú supones que lo vivido es un río. De otra parte, voy a enviarle el libro a Alina en Nicaragua, ahora está en Nueva York y se deleitará al leerlo en medio de sonidos sajones, estoy seguro. No sé si puedes volverme a enviar el libro anterior pues al enviarlo lo he perdido, algo hice que el texto desapareciera, es para dejarlo en mi apartado de mensajes telecargados ( fea palabra) prometo no volverlo a perder.
Poeta, gracias, ahora el patio se ha llenado de pájaros, vienen a despedirse, son de una amabilidad que les viene del vuelo, abrazo, Heriberto.