Todas las entradas de: Alberto Jose Perez

MI TIA BELEN

MI TIA BELEN

 

Ella es suave

como las ondas del río

con la brisa mañanera

su voz

es tan delicada

que un saludo de ella

es oración

que aleja los infiernos

y los espantos de la sabana.

Escrito por:
Alberto Jose Perez

TIA MARIA

TIA MARIA

 

Mi tía abuela María Pérez

era una gran vendedora

solía ofrecer sus guayabas

cuando todo el pueblo flotaba en su aroma

regresaba sin una el balde

Natividad

su marido

se rascaba la cabeza

apenas la veía irse por la calle del río

él era un hombre de la sabana

y ella

mi tía

la más pura imagen

de un mundo chiquitico

donde todos éramos felices

jugando a la codúa en el lomo del río.

Escrito por:
Alberto Jose Perez

CARLOTA Y LEONOR

CARLOTA Y LEONOR

 

Cuando el mundo era muy grande

yo no sabía de la estrella de la mañana

ni de los mares y océanos que moldearon

la hermosura del planeta

de los ríos si sabía

en la corriente de uno

miré mis sueños multiplicarse

en las edades de su paso silencioso

por lo que ha sido y es mi gloria

el pueblo donde nací

Mirándome en el río de mi niñez

comencé a disfrutar las bondades de la tierra

y del aire que hasta ahora respiro

con toda mi alegría

como cuando juancho y eduardito llegaron

pero faltaba algo en el paisaje de mi sangre

algo que marcara como el río de mi pueblo

la belleza de los nombres en el corazón del hombre que soy

algo que completara mi sistema planetario

y eso fue posible

cuando Carlota y Leonor

mis nietas

abrieron la puerta de la casa

y comenzaron a correr por mi vida.

 

Escrito por:
Alberto Jose Perez

ABUELA GREGORIA

ABUELA GREGORIA

 

Mi abuela Gregoria era analfabeta

pero sabía el nombre de las constelaciones

y de las raíces que curaban los catarros

la anemia

la tuberculosis

y la lepra

Ella me enseñó a disfrutar la música de Andrés Cisneros

el cantor de Caracas

los tangos de Gardel

y los sonidos de la sabana

me contó de Laureano

el profeta Enoc

de la “jumacera” del candelorio

que dejaba a su paso

me dijo que fue el año catorce del siglo veinte

porque ella tenía catorce añitos

y poquito después llegó la langosta

cayó como una nube negra sobre la aldea

no se veía a tres pasos

todo lo verde desapareció

el día que fue noche

y de la creciente del cuarenta y cinco

también me habló

me dijo que acabó con el hambre vieja y dejó una nueva

mi abuela Gregoria Pérez

es una novela de capítulos interminables

todavía la leo

y siento sus manos acariciándome el cabello

recostado sobre su pecho.

 

Escrito por:
Alberto Jose Perez

LA VIDA CAE

LA VIDA CAE

 

La vida cae a los pies del hombre

Lo derrumba

Cae como un león sobre su presa

 

No bastan las nubes

La luna de la poesía y el bosque

La polifonía del amor y de la carne

 

La vida nos hace morder el polvo

Nos quiebra el alma

Nos mata.

INFANCIA

INFANCIA

Tuvimos un naranjo

el oro de la retama

y la dulzura de la cemeruca

en el patio de la casa

Tuvimos su sombra

bajo de ella soñábamos el mundo

mis primos

mis hermanos y yo

mirando la otra orilla del río.

 

Escrito por:
Alberto José Perez

VERSOS Y POEMAS DE AMOR PARA ENAMORAR A MI NOVIA Y CONQUISTAR A UNA MUJER

Se que muchos buscáis versos de amor cortos y bonitos para terminar de enamorar esa pareja que amas y quieres que sepa de alguna manera más sutil lo que sientes por ella, cada día se pierde más el amor por los poemas y la lectura romántica.

Versos y poemas de amor para enamorar a mi novia y conquistar a una mujer

Existen escritores muy famosos y que han sido populares por su poesía romántica y de amor, por nombrar a algunos tenemos a: Gloria Fuertes, Pablo Neruda o Mario Benedetti siempre han sido referencia en lo que respecta a poemas románticos para enamorar.

Aquí tenemos algunas estrofas que buscan enamorar y llegar al corazón.

Espero que disfrutes de la poesía de estas composiciones propias. Son versos escritos en mi libro: Fotografías de Familia.

PEQUEÑO POEMA DE AMOR

Las mariposas son palabras de colores que vuelan

las estrellas y la noche

los trajes de la muerte

Todos los pasos del hombre se pierden

los salmos y las aguas del cielo también

ninguna estación venero

invierno o verano es igual

para volverme un arqueólogo del diecinueve

maravillado en el valle de los relámpagos

donde los hombres somos pequeños y adorables animales

y así te diga

adiós bandera de país lejano

te recuerdo

que las mariposas son palabras de colores que vuelan.

 

Estos son unos de mis versos únicos escritos en el libro Fotografías de Familia. Porque un poeta enamorado no quiere contener sus emociones, pues nada puede oponerse a la libertad de la escritura y con esa libertad que se anhela vivir su amor por la escritura y más aun si son poesías de amor.

 

PEQUEÑA BIOGRAFÍA DE UN HOMBRE

Quise ser un gran borracho y no pude serlo

quise vivir en un barrio de librerías

teatros

y tabernas

y sólo pasé por ellos

quise tocar el piano y la guitarra

pero nunca encontré mis oídos

quise retratarme con mis padres

tampoco fue posible

murieron de tanto esperarme

poeta también quise verme

escribo versos

pero no se si en ellos la poesía tiene casa

lo que si es cierto en mi vida

son mis hijos

hembras y varones como mis nietos

tan ciertos como el tiempo que esperé

para decirte

hola qué tal amor

 

El amor en estado puro y que sale directo del corazón, de gustarte mis versos los podrías compartir con tu novia o pareja actual. Tan muy validos para leerlos y compartir con seres allegados y queridos en tu vida.

 

OLIVIA

En tu nombre

celebro la gloria del mirto rey florecido

la belleza de la estrella de la mañana

el sueño del que sueña

si está vivo o está muerto

la belleza iluminando el rostro de vuestros padres

y el mío

mientras camino las calles de mi ciudad

pensando en ti

en los hombres de la guerra

en los hombres de la paz

en tu llegada

Olivia

que me deja cantar

y saludar a mis amigos.

 

Estas son frases propias que más allá que rimen o no, apuntan directamente al corazón por son escritos desde la experiencia y que has tenido con esa persona que amas.

 

LA NOCHE Y EL RIO

Pasaba el viento

pasaba la lluvia

y el día se quedó para siempre

y volvía el viento

y la lluvia

y no derretían la sed

aposentada en mi vida

la noche quedó para siempre

dejaron también la muerte como la noche y el día

como si la tal señora

la luna fuera.