Ochenta solo son ochenta

A Don Avelino Moreno

Eran los días cuando los caballospoema alberto jose perez ochenta 80

caminaban sobre un filo de cielo

y

centenares de ojos

se escondían en la neblina

en ese entonces

violines y corazones

y hasta la estrella más remota

bajaban hasta ” la piedra del patio”

allí se juntaron los tiempos

tomaron cuerpo

en la memoria de un hombre

de ochenta miradas

con la más extraordinaria

sencillez de la vida

pues sólo son ochenta

verdaderamente humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *