Alfonsito, adiós, mi corazón està temblando

I

El Ávila es mi talud de angustia

te ha metido en noviembre

como un pájaro indefenso

II

Yo que veo el mundo

en una gota de agua

que no tengo nomenclatura

ni más luz que la de los infiernos

hermano mío

siempre termino en un bar

con las manos en los bolsillos

III

A esta hora

( 5 p.m.)

cuando nuestros encuentros

Dios besaba la piel del río

y la voz paterna

cuidaba sus pasos en nosotros

IV

Aquellos ojos

también del nunca más

me los bebo en un callejón de Caracas

como bebo las sales de la mujer que amo

V

Cómo te digo

hermano

que las campanas acabaron con mi traje negro

adiós noviembre

que vengan todos a escarbar en mi corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *