Hay días

Hay días

en que recuerdo a los amigos

que me acompañaban

cuando volar papagayos

era una alegría infinita

adónde habrán ido mis amigos de entonces

quizás han muerto

o ríen más alegres que yo

quizás

estén presos

en guerrillas

o bebiendo ginebra

pensando en el regreso

al viejo puerto de El Samán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *