Archivo de la etiqueta: libro poesia

LO QUE TIENE ASIENTO EN LA MEMORIA

poemas de autorHa muchos años de haber nacido

parece que mi pueblo no es mi pueblo

todo ha cambiado en demasía

sólo el río lo ha hecho muy poco

 

es más ancho a como mi abuela Gregoria y mi madre

me lo dejaron en herencia

lo demás tiene asiento en la memoria

 

pero siempre hay algo que se le escapa a la muerte

lo compruebo si volteo hacia el suroeste

hacía mucuritas

el viento sopla en la misma dirección

es lo único en verdad

que sigue siendo igual

 

como el recuerdo de mi compadre Lapaz

cuando se quedó en silencio en la blancura de su barba

sentado en su mecedora calaboceña

soñando con el río apure

 

así fue

lo recuerdo

a muchos años de haber nacido.

Escrito por:
Alberto Jose Perez

MUCHO FALTA POR CONTAR

poemas poesiasMis hijos son cuatro

son mis puntos cardinales

ellos no saben dónde queda mi pueblo

el país de mi memoria

nunca han querido ir a pisar y oler la tierra

que sostuvo los quejidos de mi madre

para que yo viviera la maravilla de ser apureño

quizás después que muera

lo visiten por alguna respuesta

por algún pariente

o simplemente a mirar el río

donde yo he visto la vida

las estrellas y la luna.

Escrito por:
Alberto Jose Perez

POEMAS ROMÁNTICOS: AMOR MIO | LA LUNA DE AQUÍ | EN LA ALTA NOCHE

Poemas de amor, románticos o que simplemente nos dejan esa mirada al vacío que nos hace recordar algún amor, un buen recuerdo o momento de nuestras vidas, mirando la luna, en una fría noche o únicamente por casualidad. Aquí tenemos poesía de Alberto José Pérez que nos deja, claro y ¿cómo no? Con frases románticas de su autoría e inspiración.

Seguir leyendo POEMAS ROMÁNTICOS: AMOR MIO | LA LUNA DE AQUÍ | EN LA ALTA NOCHE

SEÑALES

Poesía Señales

 

Amo los viajes nocturnos

los momentos de aproximación a las ciudades

el gran fuego de la carne cuando el beso

la fuente del fondo de mi risa

las nubes que sueñas

Barinía

en la alta montaña

mientras los ríos llevan hasta nunca el sabor de la tierra.

amo y repito a cada instante

el lenguaje de los músicos anónimos

cuando reaparecen los días

que me recuerdan enamorado

amo los tiempos de mi vida apureña

las idas y venidas de las aves acuáticas

mi retrato de sorprendido transeúnte

mirándome tan fuerte

pero todas las distancias terminan en mi corazón

como toda ola vuelve a ser el comienzo del mar

 

 

Carta de Heriberto López a propósito de Fotografías de Familia

poemas familia alberto perezAlberto José, muchas gracias. Es un libro muy hermoso. Son las ocho y media de la tarde, el sol se mantiene como un hoplita viendo el avance de las huestes enemigas. No puedo dar un concepto de los poemas pues estoy  borracho, Carmen me emborrachó en una cantina cerca de mi casa y con dificultad de viejo me tomo los últimos tragos. Mi nieta Casandra la nueva, está preciosa, es sólo para que sepas que la sangre no se detiene y hace deltas deliciosos. Es tu libro un poema lleno del río, creo sin temer a equivocarme que tu abuela era un pez, no tengo la menor duda y tu mamá una garza joven que se aprendía de memoria el río y su pasar incesante igual a un dios que convertido en agua quiere que lo beban, así calmen esa sed del paisaje y las tardes calientes del llano. Me gusta mucho ese libro, los poemas se leen sin ningún esfuerzo y parecen pedazos de sueños que a todos pertenecen. Sé que es una manera de alimentar a tus nietas. Joyce dice, en la parte de Tristan & Iseult (de Finnegans Wake) .

Seraphim
The pale stars awaken
To service till
In moonless gloom each lapses, muted, dim
Raised when she has& shaken
Her thurible
(Serafines/pálidas estrellas despiertas/aún vigilantes/ en la sombra sin luna donde cada uno tropieza/ aturdidas, debilitadas/ cuando ella se ha levantado y agita/ su incensario) es traducción aproximada y sabrás perdonarme. ahora bien, por qué cito a Joyce leyendo tus poemas, porque la memoria es algo que se alimenta de deseos, nada más. Además tus poemas parecen cuentos, lo propio del Aeda, los Celtas creían que la vida era un árbol así como tú supones que lo vivido es un río. De otra parte, voy a enviarle el libro a Alina en Nicaragua, ahora está en Nueva York y se deleitará al leerlo en medio de sonidos sajones, estoy seguro. No sé si puedes volverme a enviar el libro anterior pues al enviarlo lo he perdido, algo hice que el texto desapareciera, es para dejarlo en mi apartado de mensajes telecargados ( fea palabra) prometo no volverlo a perder.
Poeta, gracias, ahora el patio se ha llenado de pájaros, vienen a despedirse, son de una amabilidad que les viene del vuelo, abrazo, Heriberto.